Categoria: Reflexiones

Egunon!

La mente preclara de David G. Aristegui contesta hoy a una completísima entrevista en El Diario: “Los derechos de autor se diseñaron para remunerar a los autores, no para especular con ellos”.

A veces me dan ganas de aplaudir hasta que me sangren las manos, y ésta es una de ellas.

Dedicadle el segundo café de hoy a este texto, por favor. Hasta el final, con vaselina o sin ella. Juntos estamos logrando cambiar algo. Gracias, David, por decir las cosas que hay que decir.

Suena “Nocturama” de Nick Cave and The Bad Seeds. Ya estoy en casa, pronto conoceréis en verso todas las aventuras que he vivido estos días. Subid el volumen y disfrutad.

“Hacen falta entes a caballo entre las entidades de gestión clásicas y los sindicatos tradicionales. Efectivamente, hay que crear nuevas instituciones o, si se quieren mantener las que hay ahora, cambiarlas de arriba a abajo. Por ejemplo, la SGAE debería dejar de ser un sindicato vertical como los del franquismo, donde coexistían patronos y trabajadores. De la SGAE deberían salir las editoriales, que tendrán intereses totalmente legítimos pero que, evidentemente, muchas veces van a chocar con los intereses de los autores.

Por otro lado, es imprescindible la formación a la gente que empieza su carrera artística sobre los contratos que se va a encontrar y las implicaciones que tienen en aspectos relacionados con la propiedad intelectual y ahí han hecho dejación de funciones tanto las entidades de gestión como los sindicatos. Que los sindicatos históricamente hayan rechazado en su seno a los autónomos ha sido un error tremendo que estamos pagando ahora. Los artistas han tenido un encaje imposible en los sindicatos por el tipo de actividad que han desarrollado. Esto hay que cambiarlo, hay que posibilitarles el aterrizaje. Y, en paralelo, crear un debate público sobre cómo remunerar adecuadamente a los creadores a través de unos derechos de autor razonados y razonables”.

Entrevista completa en: http://www.eldiario.es/cultura/libros/derechos-disenaron-remunerar-autores-especular_0_328617970.html

Portada del nuevo libro de David García Aristegui

Portada del nuevo libro de David García Aristegui

Tren Alacant-Irun, 15/11/14

Un comentario tras el concierto de Valencia, tras un baile lento conversando, tras rasgar el envoltorio de unos regalos, me mantuvo en vela un buen rato aquella noche. Soñé con todo ello el poco tiempo que dormí. Fantaseé con mil palabras que deseaba poner sobre el papel. Aquí van algunas de ellas, a modo de resumen-petición-enseñanza de este último viaje:

1-“Esta mujer debería estar llenando estadios (aunque ni lo pretenda ni lo necesite). Otra liga”. Primero, me alegra mucho que se transmita que ni deseo ni necesito semejante cosa. Segundo, repito en público lo que digo en privado cuando se me habla de “otras ligas”: No juego (no jugamos) en otra liga. Simplemente nos dedicamos a otro deporte. Si cada uno jugara su propio deporte, seríamos todos campeones.

“Cuando te contentes con ser simplemente tú mismo,

y no te compares ni compitas,

todos te respetarán”.

(Lao Tse)

2-Horas antes, durante el viaje de ida, aprecié cómo el paisaje se transmutaba. Salí antes del amanecer, vi asomar el sol entre montañas, disfruté del verde, de la frondosidad de los bosques. Me puse a leer (justamente “Cartas de una pionera”, que no puede casar mejor con el espíritu de un periplo emprendido con el frescor de la madrugada) y, cuando levanté la mirada, el panorama había cambiado radicalmente. No me resultaba extraño, puesto que he realizado este mismo trayecto en multitud de ocasiones, pero nunca se me acaba de hacer familiar del todo. Comencé a escribir:

Tren Zaragoza-València, 13/11/14

¿Cuántas veces he de realizar un trayecto

para encontrarme en paz con él?

No sentir extraños

los terrenos yermos,

ni las tejas rotas,

los conductos secos,

las redes que ahogan

las piedras que quieren

rodar a mi encuentro.

 

Polvorienta llego despeinada a tus ojos.

Salgo ardiendo troquelada en trozos.

 

Mientras tanto recibí la noticia de las pocas entradas anticipadas que habíamos vendido para esa noche. Mi contestación, breve y automática, fue: “terreno yermo”. Me di cuenta en ese momento de que los versos que parecían dibujar un paisaje, estaban también describiendo artísticamente a un lugar. Y tuve que buscar una buena razón por la que estar recorriendo este camino de nuevo, tropezando, quizás, sobre algunas conocidas piedras. Trabajando suelos que no admiten siembra.

3-Llegué, tras más de diez horas de viaje, y tal y como predije, despeinada y a trozos. Entonces algunas personas me recordaron, sin pretenderlo, las poderosas razones por las que una transita estos caminos hasta encontrarse en paz con ellos.

Amigos que salen a tu encuentro en la estación sólo para pasar dos minutos contigo, que estrenan ropa por si los restos de pelo de gato te pudieran dar alergia (Litronas, recuerdo el día en que me recibiste con una estrella de mar que tú mismo, buceando, habías cogido aquella mañana. Naranja intenso, preciosa. La traías en un tupperware con agua salada y me dijiste: “Morirá pronto, pero te la tenía que regalar, princesa”. Esta vez me has traído a tu hijo, para presentarme, orgulloso, al más bonito de los regalos).

Amigos que te hacen un hueco en su sofá para que descanses media hora antes de la prueba de sonido, sin apenas hacer falta decir nada. Amigos que sonríen cuando te escuchan hacer ruiditos al caer dormida (Carlos, gracias por ofrecerme, sin preguntar, ese momento en el que un cuerpo se repara).

Amigos a los que apenas puedes evitar coger de la mano para vivir cada minuto que pasas con ellos como si fueran horas, con los que el impulso de desear bailar mientras se conversa es ineludible. Amigos que te regalan pan sin gluten en rebanadas porque saben que así te acordarás de ellos cada mañana del próximo mes, en cada desayuno. Los mismos amigos que siempre aciertan con los libros que necesitas leer (Dani, acaricio el “Tao Te Ching” agradecida. Eres mi proveedor de Biblias, mi camello de Escrituras Sagradas).

Amigos que te ceden la cama, la comida y el refugio. Que el día de su cumpleaños te agasajan a ti con regalos (Beíta, con qué ilusión he aceptado el libro –otro- esta mañana. Ése que me cuentas que salió a tu encuentro y te dijo que era para mí. Lo es).

Amigos que te hacen reír, da igual dónde, cuándo y porqué (Jose Kali, ya no nos quedan números para elaborar más códigos secretos. Llévame al Casino la próxima vez, que ganamos fijo).

Todos ellos, y los que me acompañan como cómplices en la música, en el silencio, en las miradas… todos hacen que este esfuerzo cobre sentido. Los programadores generosos, los técnicos amables. No importa (o casi) que la sala no esté llena. Llenar y llenarme de otras cosas es lo que necesito. Aunque también necesito (necesitamos) poder continuar el viaje. Si ha de ser por senderos ásperos y pedregosos, sólo con vuestra ayuda una puede albergar la esperanza de que quizás, alguna de las semillas que se han dejado caer, brote y dé fruto.

Llevo once horas y media en un tren. Mientras noto cómo las ojeras se hinchan, me despido con una petición:

Por favor, id a conciertos. Abandonad la pereza. Dejad a un lado los prejuicios. Que vuestros ojos miren y vean, que vuestros oídos gocen, que vuestro cuerpo escuche, que vuestra emoción rebose.

 

Extraigo, para terminar, el final de la crónica del concierto en 16 Toneladas, firmada por Fidel Oltra para Muzikalia: “Lo importante es que habíamos asistido a una clase magistral de amor por la música, de actitud sobre un escenario, de dominio de unos instrumentos (brutal lo que hace Ainara con la guitarra), de profesionalidad sobre las tablas y humildad al bajarse de ellas: Ainara se sentó en un taburete, junto a la barra, a vender sus discos y charlar con quien quisiera acercarse. Tuve la oportunidad de hablar unos minutos con ella. La encontré sudada y cansada pero parecía feliz. Le comenté que me pareció que disfrutaban mucho sobre el escenario y me respondió que sí, que así era. Hablamos, no lo olvidemos, de una artista que ha pasado por el FIB y que lleva cinco discos a sus espaldas. Resulta que, después de tantos años, disfrutó como una chiquilla en un concierto ante 20 personas. Eso, amigos, es la música, la verdadera esencia de la música. El resto, como decía Alex Ross, es ruido”.

Y las de Amalia Yusta para Alquimia Sonora: “Otras propuestas sí son posibles, y son las que, en definitiva, más nos seducen, con-o-sin-respuesta-del-público”. 

Si habéis llegado hasta aquí, gracias.

La foto es de Amalia Yusta. Es el grito del herrero que forja el metal, del harrijasotzaile que levanta rocas, del agricultor que labra la tierra, del músico que llora.

Ainara LeGardon en Valencia por Amalia Yusta

Ainara LeGardon en Valencia por Amalia Yusta

 

 

Egunon!

Me parece casi imposible que en el mes de mayo pudiéramos lograr aquello que hicimos: el Relay de Relays, una carrera de obstáculos y relevos con 47 artistas en 4 ciudades. El Lolapalooza de la improvisación. Los Juegos Olímpicos de la música experimental. Audiotalaia acaba de publicar en libre descarga un documento completísimo: audios, vídeos y textos que relatan de forma excepcional un suceso que aún hoy me parece digno sólo de un sueño. Mayo fue un mes en el que escuché más que canté, en el que aprendí más que enseñé, en el que una niña me preguntó si soy de Marte capital o de un pueblecito de las afueras y yo le contesté sin decir una sola palabra que, por supuesto, de las afueras.

Tuve el honor de ser una de las co-organizadoras, y además, de aparecer en la pieza que abre la obra junto a Fernando Junquera (Negro), Marta Sainz y Javier Pedreira que podéis escuchar en este enlace. Dos guitarras y dos voces. La mía, persiguiendo las melodías de Negro, lentamente pero de forma segura, construyendo junto a los demás un nido para acomodarnos todos.

También me encargaron un texto del que compartí un extracto con vosotros hace poco, en el que insisto en lo que más importa. Se ha publicado junto a otros de Wade Matthews y Josep Lluís Galiana. Hoy os dejo el mío en su totalidad y os pido que dediquéis un momento a escuchar, ver y leer. Gracias por estar ahí y apoyar la Música.

 

“Si hay una palabra que describa un Relay, es compromiso: Un acuerdo en el que ejercer nuestra responsabilidad en pos de la música (y dan ganas de escribir Música con mayúscula).

Si hay otra, es confianza: El aliento de los otros que impulsa las decisiones de uno mismo.

Tomamos el relevo en la tarea de mantener una red con los nudos bien atados. Con vínculos y conexiones que permitan la continuidad de un viaje. Somos olas en el recorrido del mensaje en la botella. Unos adoptamos el papel del viento, otros de la gravedad lunar, de la masa acuosa en forma de lecho, de la espuma que acolcha la superficie… y juntos mecemos y transportamos la idea del compromiso.

Tras este Relay de Relays acontecido en mayo del 2014, ha sido un placer caer rendida al traspasar la línea de meta, pues el objetivo de emocionar y emocionarnos ha sido alcanzado. La semilla, sembrada; y el testigo, ya depositado en otras manos para que la aventura continúe.

Que disfrutéis de la escucha.”

http://www.audiotalaia.net/catalogue/at075-relay-2014/

 

Egunon!

Hoy es un día importante para mí. He decidido no esperar más y, motivada por la carta que el presidente de SGAE envió la semana pasada a todos los socios, publicar la ampliación y actualización de mi Proyecto Final del Curso “Propiedad Intelectual y Gestión de Derechos Digitales” del Instituto Superior de Arte. Las palabras de Acosta me han indignado, como creadora y como miembro de la entidad, y creo que es el momento de hacer públicas las mías propias.

“Otro modelo es posible. Análisis y reflexiones en torno a la gestión de derechos de Propiedad Intelectual en el ámbito musical y su conflicto con el uso de licencias libres” es el fruto de más de un año de estudio, trabajo, documentación y recopilación de información. Está dedicado a vosotros, los que me preguntáis cuál es la mejor manera de gestionar vuestros derechos, los que ponéis cara de incredulidad cuando os cuento cuál es la situación en España, los que usáis licencias libres y os resulta imposible reclamar las cantidades recaudadas en vuestro nombre por algunas entidades de gestión, los que creéis (creemos) que otro modelo es posible, y sobre todo, está dedicado a los que estáis (estamos) dispuestos a movilizarnos para cambiar aquello que no nos parece justo.

En la versión original del trabajo, “Otro modelo es posible” estaba entre interrogantes, pero a medida que ha ido avanzando, me he dado cuenta de que ya no lo cuestiono, sino que lo afirmo rotundamente.

Os pido que, aunque el lenguaje en el que está escrito pueda resultar arduo en ciertos momentos, le dediquéis atención, y, si lo consideráis oportuno, la máxima difusión posible. Este proyecto no lo he hecho exclusivamente para mí. Mi principal interés es el de informar a los autores y (ojalá) motivar la reflexión y la acción de otros. Por eso he elegido ponerlo a disposición en libre descarga y con una licencia que lo permita difundir, estudiar y modificar libremente, siempre que se me acredite, no exista ánimo de lucro y las obras derivadas se redistribuyan con la misma licencia que la obra original.

Sé que me voy a granjear algún que otro enemigo, pero también sé que estoy haciendo lo correcto. Comentarios, peticiones, insultos o abrazos serán bienvenidos en el blog. Desde este enlace os podéis descargar el trabajo en formato pdf:

Otro_modelo_es_posible_Ainara_LeGardon

Gracias por vuestro apoyo.

Gracias infinitas a David García Aristegui y David Gotxicoa.

¡Acción!

 

Portada "Otro modelo es posible" por Ainara LeGardon

Portada «Otro modelo es posible» por Ainara LeGardon

 

 

 

 

Gabon!
La luna brilla imponente hoy. Miro por curiosidad un calendario lunar y encuentro que hace tan sólo un minuto, a las 19:37, estuvo llena.

Disfruto de una noche más en casa, con la cuenta atrás iniciada para el viaje a Burgos de mañana. Dicen que estaremos bajo cero este fin de semana, y a mí me da igual porque sé que aullaré con hálito caliente. También sé que el tiempo en el tren pasará rápido terminando la lectura de “Cartas de una pionera” (Hoja de Lata Editorial):

“La vida se me antojaba un largo y feliz paseo…” Elinore Pruitt Stewart.

La foto es de Salomé Sagüillo. Que paséis una buena noche.

07/11/14: Burgos. Espacio Tangente. Solo de improvisación (sin guitarra, sin canciones). 21:30 h. 5 € (entrada incluida en la cuota del taller).

8 y 9/11/14: Burgos. Espacio Tangente. Taller de Autogestión musical. Nivel 2.

Horario: sábado de 17 a 21 h y domingo de 10 a 14
Lugar: Espacio Tangente. C/ Valentín Jalón 10, bajo.
Precio: 55€ y entrada concierto (50€ socios/as y entrada concierto)
Inscripciones: 947 216 127 o info@espaciotangente.net

Ainara LeGardon por Salomé Sagüillo

Ainara LeGardon por Salomé Sagüillo

 

Egunon!

Einstürzende Neubauten se inspiraron en «4´33´´» de John Cage para realizar “Silence is sexy”. Hoy recupero ese doble CD, con un libreto magnífico, y repaso los planteamientos, las fuentes. Hace tiempo que, dándole vueltas al pensamiento de que no existen las ideas originales, y de que todo lo que creamos es fruto de la adaptación, la transformación y la aportación de nuestra propia visión a lo ya existente, tengo en cuenta de manera más lúcida el germen y las influencias que nos han servido para desarrollar una obra.

Algunas conscientemente, y otras de forma involuntaria (que se lo digan al bueno de George Harrison, al que condenaron por “plagio inconsciente”), afloran en nosotros como ingrediente de una nueva criatura.

La cerilla que prendo en mi disco, y que supone el fluir entre “Magnetic” y “White”, a mí me remite inmediatamente al imaginario de Lynch. La cola de armónicos del piano que acompaña al crepitar de la pequeña llama, recuerda al tráfico lejano que se escucha desde la habitación de un motel de carretera. Cambia el acorde, cambia el motor del vehículo, cambia la sensación. Entra la guitarra a lo lejos.

Descubro con placer que en realidad el de la cerilla es un sonido que mi subconsciente tenía celosamente guardado, y que al escuchar esta mañana “Silence is sexy”, me ha sido devuelto al plano consciente. Vivan las buenas referencias. Vivan los homenajes.

Os dejo con una bonita frase del libro «Silence» de Cage:

«Llevamos nuestro hogar

dentro de nosotros

lo cual nos permite volar»

 

Subid el volumen y disfrutad del día.

Comienzan a publicarse las primeras entrevistas en las que hablo, además de sobre el nuevo disco, de mi experiencia en la autogestión. También sobre Propiedad Intelectual y el necesario cambio en los modelos de gestión de derechos.

Fernando Bernal para VICE. Muchas gracias, amigo.

http://www.vice.com/es/read/entrevista-ainara-legaron-342

Ainara LeGardon en VICE

Ainara LeGardon en VICE

Esta mañana Wade Matthews me ha recordado un refrán anglosajón: “escribe el libro que te gustaría leer”. Si no nos gusta lo que vemos, algo habrá que hacer para cambiarlo.

Estos días a mi mesa le crecen ideas. Es una bonita imagen: a la derecha la taza del ya desaparecido local neoyorkino Vox Pop, cuyo lema reza “Libros, café y democracia”. A la izquierda el disco “Un gramo de fe” de Pony Bravo. Creo que con estos ingredientes lo tengo todo para proseguir con mi proyecto de análisis y reflexiones en torno a los modelos de gestión de derechos de Propiedad Intelectual. 

En realidad, ¿qué más necesitamos para continuar?

Libros, café, democracia y un gramo de fe. 

¡Adelante, valientes!

Suena el disco homónimo de The Evens. Subid el volumen y disfrutad del día.

El 3 de agosto del 2014 se ha publicado “Música con sello propio”, un reportaje a doble página en Deia (Diario de Noticias de Bizkaia) en el que Amaia Santana ahonda en mi labor docente y mi postura ante la autogestión, además de repasar brevemente mi trayectoria artística. Me quedo con dos citas, la que pone pie a la foto principal en la versión impresa, “El camino que tomamos es tan importante como la meta en sí, dice mucho de nosotros y de nuestra obra”, y la que cierra la entrevista: “Disfrutar es la palabra clave”.

Ainara LeGardon. Reportaje en Deia 1

Ainara LeGardon. Reportaje en Deia 1

 

Ainara LeGardon. Reportaje en Deia 2

Ainara LeGardon. Reportaje en Deia 2

Por segundo año consecutivo mi amigo Álvaro Sanz (Los Cursos de Alvaro Sanz) me ha invitado a su festival Inspira para dar un pequeño taller de improvisación musical. Aproveché el largo viaje en tren desde Bilbao hasta Tarragona para leer el libro “La mirada creativa” de Peter Jenny, y tomar algunas notas con las que arrancar la atención de los inscritos (en su mayoría fotógrafos o artistas visuales):

“Tu mente es el escenario. Tus ojos la iluminación”.

Nos encontramos en plena montaña, donde el paisaje sonoro es riquísimo y muy diferente al que estamos acostumbrados a escuchar a diario los que vivimos en entornos urbanos, ya sean más o menos grandes. Mi objetivo en el taller fue fomentar la apertura a la hora de reconocer que en cada pequeño detalle existe una idea por explotar, abrir los ojos a lo incidental, a la belleza de lo ordinario, que en este preciso contexto es extremadamente sugerente. Volviendo al texto de Jenny, “¿cómo observar y reformular la realidad desde una óptica creativa y artística?”. Reinterpretar el mundo, en definitiva.

Hace cinco noches soñé con el taller, y fantaseé con que interpretaríamos la obra titulada “Una tarde de junio”, de Rubén Gutiérrez del Castillo. “Una tarde de junio sólo podrá ser realizada en junio”. Así comienza la partitura de instrucción. Llamé al compositor y le conté mi idea. Él se ofreció a adaptar la pieza para grupos de músicos en vez de para intérpretes individuales, y a realizar los cálculos matemáticos expresados en las instrucciones para determinar la duración de la obra, el número de intervalos y de eventos sonoros, teniendo en cuenta que sería interpretada el 28 de junio del 2014. Dicho y hecho: una orquesta de 25 músicos, a-músicos y no-músicos, nos brindaron uno de los momentos más especiales del festival.

Las fuentes de sonido que intervienen en “Una tarde de junio” son cinco: agua, madera, aire, sonidos bucales y piedras. Todos ellos, elementos de este entorno y que se convirtieron en sus instrumentos musicales durante los 23 minutos (la suma de los dígitos de la fecha concreta) que duró el concierto.

En las instrucciones, el autor de la obra especifica “la intensidad de los eventos sonoros será consensuada por los músicos prestando atención al día en que se lleve a cabo la realización de la pieza y a las condiciones del lugar donde se haga. No todos los días de junio son iguales”. Y os aseguro que el 28 fue un día tan especial, y las condiciones del lugar tan insólitas, que pudimos ver a una madre (intérprete de aire) soplando suavemente el brazo de su bebé, a uno de sus compañeros haciendo sonar un inflador de colchonetas como el más mágico de los cánticos de un afilador que avisa con su chiflo de su llegada al pueblo, a los intérpretes de madera construir una txalaparta con cuatro troncos y golpearla con hojas y ramas (creo que alguno incluso la golpeaba sólo con la mirada). Entre el público las madres mecían a sus pequeños inmersas en una especie de mantra.

Reviso mi cuaderno de notas y encuentro un extracto de la contracubierta de “La mosca tras la oreja” de Llorenç Barber y Montserrat Palacios, que me ayuda a explicar cómo podemos enfocar este instante, creado de forma colectiva: “… el énfasis ya no se pone en el componer sino en el disponer, no en el concebir sino en el recibir, no en el sonido en sí (un sonido son todas las maneras de ser escuchado), no en el instrumento, ni siquiera en el tiempo, sino en la situación creada y en todas las conexiones que tal situación es capaz de generar en quien se adentra en ella”.

Álvaro Sanz traduce al lenguaje visual sus sensaciones: “Esto es una foto muy bien desenfocada”.

Gracias a Rubén Gutiérrez por concebir “Una tarde de junio” y adaptarla a nuestras necesidades, a los alumnos-intérpretes, a los asistentes al concierto, al viento (que en algunos momentos parecía ser invocado por la orquesta), y a Álvaro Sanz porque, como tú mismo pensaste al ver a alguno de tus alumnos de fotografía haciéndonos gozar golpeando un tronco con una piña con una partitura delante, “algo estás haciendo bien”, amigo. Gracias.

Ainara LeGardon. Festival Inspira. Siurana de Prades (Tarragona, 29 de junio del 2014).

PD: La foto es de Rosa Martínez, durante el ensayo previo al concierto.

Taller de improvisación con Ainara LeGardon en Inspira 2014

Taller de improvisación con Ainara LeGardon en Inspira 2014


Contacto

Nombre
Email
Mensaje

Ok Mensaje enviado. Ok Message sent.
¡Error! Por favor valida los campos.Error! Please validate your fields.