Category: Prensa

Para celebrar el Día de la Mujer, el programa Metrópolis de La2 de TVE ha invitado a Natalia Piñuel, que bajo el título “ELLAS HACEN RUIDO. Una historia de la música electrónica desde la perspectiva de género” ha realizado un excelente trabajo en el que destaca a algunas de las mujeres más relevantes en este ámbito, “donde han pasado desapercibidas, siendo silenciadas u olvidadas por la historia oficial”.

Tengo el honor de aparecer en el apartado dedicado a “España: De las Pioneras a las Contemporáneas”, entre otras muchas artistas a las que admiro.

Os animo a que dediquéis un rato para ver el programa, porque realmente es una delicia a través de la que podemos conocer verdaderas joyas. Gracias Natalia, Metrópolis. Gracias, mujeres. Que disfrutéis el día de hoy.

Frame Metrópolis Ainara LeGardon "Como lobos"

Egunon! Me pregunta Shook Down Underzine si tuve charlas previas con Xabier Erkizia a la hora de enfocar este último trabajo. Contesto que “durante los más de 8 meses que ha durado el proceso de producción del disco hemos invertido probablemente más tiempo en conversar que en grabar música. Y os puedo asegurar que ha sido un auténtico placer”. Si queréis saber de qué hablábamos y conocer aspectos de este proceso que no había contado en ninguna entrevista hasta ahora, leed, leed. Que paséis un buen día.

Entrevista a Ainara LeGardon en Shook Down

Entrevista a Ainara LeGardon en Shook Down

https://shookdown.es/ainara-legardon-entrevista-disco-2017/

Egunon! Este mes Rockdelux (Página oficial) le dedica dos páginas a la extensa conversación que tuve con Adriano Galante: “Ainara LeGardon es una mina inagotable de bienes comunes que entendió hace tiempo que la música lo es todo. Cuando nos atrevamos a pensar en cómo mejorar el estado universal de las cosas tanto en música como en cultura, LeGardon no puede dejar de ser un ejemplo a seguir. Asistir a su evolución es y será todo un espectáculo de la naturaleza.”

Aúllo como una loba. Merci, Adriano Galante. Merci Rockdelux (Página oficial)! Eskerrik asko, gracias a quienes nos estáis apoyando en todo este camino.

Con motivo de la salida del nuevo disco, “Ainara LeGardon”, EITB Kultura me dedica un completo reportaje en el que hablamos no solo de este último trabajo, sino que supone un repaso a mis últimos años: rock, experimentación, improvisación, música para piezas escénicas, escritura y divulgación de la propiedad intelectual.

Aquí en castellano: “El cruce de caminos de Ainara LeGardon”

http://www.eitb.eus/es/television/programas/eitb-kultura/videos/detalle/5217410/el-cruce-caminos-ainara-legardon/

Hemen euskaraz: “Ainara LeGardon: bidegurutzean, azkenean”

http://www.eitb.eus/eu/telebista/programak/eitb-kultura/bideoak/osoa/5217372/ainara-legardon-bidegurutzean-azkenean/

 

Israel Viana arranca la introducción de su magnífica entrevista recordándome que empecé a tocar la guitarra el mismo año que se aprobó Ley de Propiedad Intelectual de 1987. “Solo era una niña y aún no sabía que aquellos dos acontecimientos se convertirían en la piedra angular de su vida”. Nunca lo había pensado así, pero tiene mucha razón.

entrevista ABC Ainara LeGardon

PD: la foto es de Alvaro Sanz.

Entrevista completa en http://abcblogs.abc.es/silencio-por-favor/2017/08/21/ainara-legardon-sgae/

 

Estoy viendo Metrópolis en La 2 y me da un vuelco el corazón cuando veo reproducidas en pantalla y oigo declamar, en boca de una performer, estas palabras mías:

“Los artistas nos dedicamos a hacer, sin preocuparnos demasiado de cómo lo estamos haciendo. Nos han enseñado que responsabilizarnos de algo más que divertirnos creando, nos desconcentra. Nos han repetido que lo mejor es que nosotros nos dediquemos a lo que sabemos hacer, y dejemos el control de la gestión de nuestra obra en manos de profesionales. Estamos desunidos y luchamos solos. Y las batallas, de esa forma, están perdidas antes siquiera de iniciarse”.

Extracto del artículo "¿La culpa es de los artistas?" de Ainara LeGardon en Metrópolis de La 2 de TVE.

Extracto del artículo “¿La culpa es de los artistas?” de Ainara LeGardon en Metrópolis de La 2 de TVE

La performance “Bosobosoboso”, según el dúo de creadores “Somos nosotros” (Begonya García y Alfonso Fernández), está basada en el Decálogo de Buenas Prácticas Profesionales desarrollado por la Asociación de Artistas Visuales, y contrapone las buenas prácticas e intenciones, con la realidad de los artistas.

Me ilusiona que esas palabras mías hayan llegado hasta ahí y me emociona que alguien las haya tomado para desarrollar una obra que además reflexiona sobre la realidad de los artistas como trabajadores precarios (aunque echo de menos un pequeño crédito a la autora y a la fuente, ya que detalles como ese harían que todo esto fuera un poco menos precario).

Dicho esto, la cuestión es que si sirven para abrir debates de este tipo, me doy por satisfecha.

Hoy os iba a contar que ya queda muy poco para el curso on-line de Propiedad Intelectual, licencias libres y gestión de derechos, que comienza el 1 de febrero. Os animo a realizarlo para adquirir los conocimientos y las herramientas que, con suerte, harán que podamos luchar más firmemente por nuestros derechos (por cierto, que el Decálogo de Buenas Prácticas Profesionales desarrollado por la Asociación de Artistas Visuales es uno de los documentos que suelo mostrar en clase). Más info sobre el curso aquí:
http://www.ainaralegardon.com/…/curso-on-line-de-propiedad…/

PD: El artículo original que contiene las palabras citadas es “¿La culpa es de los artistas?” y está disponible en: http://www.ainaralegardon.com/…/la-culpa-es-de-los-artistas/.

Gabon! Que paséis una buena noche!

 

Entrevista completa en: http://www.shookdown.es/ainara-legardon-last-day/

Extracto:

“Ertz es un no-festival. Es un espacio inmaterial que cuestiona y busca en los recovecos de las relaciones entre el que escucha, y como dice Xabier, el que “escucha escuchar”. Como público me ha dado siempre la oportunidad de experimentar sensaciones completamente disruptivas. De hecho, creo que Ertz no tiene público. Tiene participantes. Una de las cuestiones que plantea es esa relación entre quien acude a experimentar algo y quien supuestamente ofrece esa experiencia (que acaba siendo irremediablemente tocado por los demás participantes, por el entorno, por el contexto tan particular que se genera). Algunos de los momentos que he vivido como público/participante han supuesto puntos de inflexión en mi manera de percibir, y en última instancia, de crear música. Paseos sonoros por el monte, banquetes sensoriales, masajes sonoros… Y, sobre todo, conversaciones. Ya sólo como asistente a sus propuestas, tengo muchísimo que agradecer a Ertz. En esta ocasión, para mi suerte, el experimento ha ido más allá: En “Los pliegues de la voz” nos han juntado a varias personas que indagamos en esos dobleces emocionales que existen tras las respiraciones y las cuerdas vocales, la palabra y la no-palabra. Nos han brindado un estudio de grabación a nuestra disposición durante una semana, y no sólo nos han permitido, sino animado (incluso retado) a probar qué pasa cuando, sin un objetivo concreto, pones a vibrar tu cuerpo junto al de otras personas. Puede que resulte algo interesante o puede que no, pero no existe el miedo al fracaso, puesto que este no tiene cabida en un contexto como Ertz. Esto es lo que más valoro de estas jornadas compartidas: la capacidad de haber creado, entre todos, un espacio semi-onírico sin reglas en el que todo ha sido aprender e incluso, por mi parte, enfrentarme a algunos desafíos latentes”.

 

 

Extensa e interesante entrevista de Ainara LeGardon con María N. Limón para el programa El Limón Revoltoso de Radiopolis. En dos podcasts:

 

“El diablo se hace más fuerte cuando miras hacia otro lado”. Ayer escuché esta frase (o algo parecido en su versión inglesa) e inmediatamente la adopté como epígrafe de uno de los capítulos del libro sobre SGAE. Afortunadamente, algo está cambiando y hoy, 27 de mayo, algunos miramos de frente a muchas cosas. Las comparto con vosotros por si os apetece unir la trayectoria de vuestros rayos X:

-Se ha puesto en marcha la página Unión Estatal de Sindicatos de Músicos, Intérpretes y Compositoras. Uno de los primeros actos en los que estarán algunos compañeros es esta tarde en Madrid, una jornada sobre sindicalismo y derechos de autor en el Ateneo de Villaverde: https://www.diagonalperiodico.net/culturas/30454-jornada-sindicalismo-derechos-autor.html

-Yo no estaré allí, porque arranco en Irun “Copyzer” (“Copyqué”), un servicio de asesoría gratuita y personalizada en materia de derechos de autor, licencias, y propiedad intelectual en general. La demanda ha sido brutal y las sesiones están completas hasta septiembre, lo cual indica vuestra inquietud y necesidad.

-Pero para el que quiera escuchar mis consideraciones acerca de los modelos de gestión de derechos de autor, la música en el entorno digital, la supuesta batalla entre creadores y usuarios, y lo que yo entiendo por respeto entre unos y otros, os recomiendo encarecidamente la lectura de esta entrevista en Plaza Abierta que me ha realizado Alejandro Matilla. La más detallada y completa en materia de propiedad intelectual de las que me han hecho hasta ahora. Espero que os parezca interesante puesto que, como siempre digo, va por vosotros. Que paséis un buen fin de semana. Y mirad a este lado, por favor.

http://plazabierta.com/entrevista-a-ainara-legardon-sobre-propiedad-intelectual/

Portada entrevista Ainara LeGardon en Plaza Abierta

Portada entrevista Ainara LeGardon en Plaza Abierta

 

Portada Aldiri Aktikertura eta abar 25

Portada Aldiri Aktikertura eta abar 25. Fotografía de Rafa Rodrigo. Material utilizado para la elaboración de la pieza “El deseo como cemento”: Miniamplificadores Danelectro Honeytone, eco de cinta Copicat IC 300 WEM ’70s, micrófono Electro-Voice 915 Crystal –perteneciente a un afinador estroboscópico Conn Strobo Tuner ST9 ‘50s-,varios reproductores de casete Philips, Sanyo, Omega y Unisef, cinta, material plástico, vasija con conchas y teléfono perteneciente a un sintetizador analógico DeMenTia laBs circuit bent “Field phone”

Mis cacharros tienen el honor de conformar el bodegón de la portada del nº25 de la revista de arquitectura Aldiri Arkitektura eta abar. En el interior, una entrevista de Ander Gortazar Balerdi sobre mi proyecto “El deseo como cemento“. Música y arquitectura, mucho en común. Reproduzco a continuación la versión en castellano. La versión en euskera, aquí: http://www.ueu.eus/denda/ikusi/aldiri_25__donostia__kulturaren_hiria_

 

Música para la portada de una revista de arquitectura. ¿Qué tienen en común ambas disciplinas?

Muchísimo. A través de la música también diseñamos, proyectamos y construimos. Fabricamos relatos y lugares en los que la gente encuentra refugio y disfrute. Los músicos, al igual que vosotros los arquitectos, tenemos que elegir los materiales idóneos y la mejor forma de combinarlos para que la experiencia deje huella en quien la vive.

El bodegón fotografiado por Rafa Rodrigo muestra todos los dispositivos y elementos utilizados para la pieza “El deseo como cemento”. ¿Por qué deseo? ¿Por qué cemento?

Llegué a ese título casi al final del proceso, cuando comprendí con qué materiales estaba trabajando. No sólo eran sonidos, eran también palabras e historias. Pero lo que más peso iba adquiriendo era el conjunto de relatos que yo misma iba construyendo mirando los edificios, observando la ciudad (me informé sobre la historia local, el porqué de sus monumentos, arquitectura, peculiaridades, etc.), a los paseantes, a la gente conversando en el tranvía, en las cafeterías… En Donostia podía entender parte de sus diálogos. En Wroclaw sólo sus gestos, su tono, el contexto. Todas esas piezas, sin un material aglomerante, no encajaban. Ese aglomerante que daba cohesión al conjunto era precisamente mi fantasía y cómo yo estaba interpretando todo que percibía a través de mis sentidos: “El deseo –mi fantasía- como cemento –cohesionador-”.

En uno de los diarios donde fui describiendo el proceso, expliqué que me interesaba “dialogar entre nosotros y con ellas [las ciudades], en el idioma en el que hablan las ciudades y las historias: un lenguaje aunque a veces torpe, siempre acogedor; formado por palabras truncadas, de las que nos llevamos tan sólo una parte de su significado. De esta manera podemos seguir construyendo ficciones y rellenar con el cemento del deseo los huecos de nuestra vida que no acertamos a comprender”.

“El deseo como cemento” nace en una residencia artística en Wrocław, y fue grabada tanto en la capital cultural polaca como en Donostia. ¿En qué aspectos de la ciudades está basada la pieza?

La idea nace del reto de vincular ambas ciudades a través del arte sonoro. El resultado de la pieza no es una grabación, sino una acción o performance sonora. Las grabaciones que utilizo en ella están tomadas en ambas ciudades, pero en la pieza intervienen también las palabras (o mejor dicho, los fonemas), el poso de las historias con las que me fui encontrado y otras que fui imaginando, y también algo de reflexión y crítica sobre el paisaje sonoro que nos envuelve.

¿Cómo fue el proceso creativo?

Durante varias semanas caminé por las ciudades grabando todo sonido y/o escena sonora que me resultara interesante. En Donostia, por ejemplo, grabé a unos niños jugando al fútbol en la Plaza de Cataluña, gritando, bajo el cartel que avisa “prohibido jugar al balón”. Éste rebotaba contra las paredes de la Parroquia de San Ignacio, y se me ocurrió, sin parar la grabadora, caminar hacia la entrada y descubrir lo que estaba sucediendo en el interior de la iglesia. Me encontré con una escena magnífica, el rezo del rosario. Decenas de mujeres murmuraban ese cántico que se convertía en un colchón sonoro, con palabras empapadas por la reverberación de aquel espacio, ininteligibles pero con mucho significado. Una pared de piedra separaba dos mundos, dos ambientes sonoros, totalmente distintos.

Como ese ejemplo, muchos más. Tantos, que llegó el momento de desechar algunos paisajes. Fui uniendo ciertos cabos entre las dos ciudades, señales que me indicaban qué audios usar y cuáles no, y lo fui documentando todo en un diario. De esta forma, el proceso se completaba con pequeños poemas y reflexiones.

Técnicamente, hubo que realizar una selección de las grabaciones de campo, elegir un orden lógico, pasarlas a formato casete, y encontrar la manera de encajarlas con las historias y las escenas que más me habían llamado la atención. También quise utilizar objetos o materiales encontrados en las ciudades para recrear momentos sonoros vividos en ellas. Por ejemplo, recreé el sonido de las olas del mar rozando la superficie de un micrófono de contacto con arena de la playa de la Zurriola contenida en un bol, o el sonido de las obras de reforma de las ciudades -el más común y casi continuo de los ambientes sonoros- haciendo vibrar una vasija de cristal que compré en un mercadillo de Wroclaw y rellené con conchas traídas de Donosti. Todo este proceso de búsqueda, ensayos, errores y hallazgos, me llevó aproximadamente un par de meses.

La pieza recrea sonoramente las obras de reforma de la ciudad, la arquitectura, la forma de comunicarnos. ¿Se podría extraer alguna conclusión? ¿Hacia dónde va La Ciudad, como ecosistema?

Aunque disfruté enormemente de las diferencias (la gastronomía y las costumbres relacionadas con ella, la arquitectura -que en Wroclaw es tremendamente especial-, etc.), me sorprendió encontrar un contexto de “Ciudad” muy homogéneo en dos lugares tan distintos y alejados. Hay más elementos comunes de los deseables, bajo mi punto de vista. Toda una retahíla de franquicias multinacionales que nos visten y nos dan el café como “nos tiene que gustar”, hacen que todo parezca demasiado uniforme y me hace intuir que el pensamiento se mueve globalmente por una misma senda que nos marcan tanto aquí como allá.

También me sorprendió lo poco conscientes que son los ciudadanos del entorno sonoro que les rodea. Vivimos en un contexto saturado de músicas, melodías, cantos, sonidos, ruidos (a gran volumen), voces y ecos (repeticiones de mensajes) que nos envuelve y, en ocasiones, incluso nos acorrala. Sin embargo, hemos terminado por acostumbrarnos a esta saturación y a vivirla con cierta dejadez.

¿Y hacia dónde la ciudad, Donostia-San Sebastián? ¿Cual es el poso que dejará la Capitalidad Cultural en la ciudad?

Para mí, a título personal, se está consolidando en una oportunidad de realizar proyectos diferentes, de encontrar otros creadores y ciudadanos con los que dialogar en lenguajes artísticos distintos. Pero, en términos generales, espero que seamos capaces de lograr que la huella que perdure no sea la de una ciudad más cara e inaccesible, como suele ocurrir tras los macro-eventos de este tipo.

Sólo me queda preguntarte por la definición de “cultura” de Ainara LeGardon.

Supongo que es aquello que hace de nosotros lo que somos. Lo que conforma nuestra identidad; ese contexto adquirido en el que a veces es necesario desaprender para que las nuevas ideas avancen.

Ilustración de Ainara LeGardon por Pirati a partir de una fotografía de Rafa Rodrigo

Ilustración de Ainara LeGardon por Pirati a partir de una fotografía de Rafa Rodrigo

 

 


Contact

Name
Email
Message

Ok Mensaje enviado. Ok Message sent.
¡Error! Por favor valida los campos.Error! Please validate your fields.